Dependerá de quien haga la primera consulta. Son dos técnicas completamente diferentes, tanto en fundamentos como en realización, pero cuya finalidad es armonizar la nariz. La rinoplastia es una técnica quirúrgica que sólo debe ser realizada por un cirujano Médico Especialista; la rinomodelación es una técnica estética que también debería de ser realizada por un especialista en este tipo de procedimientos.

La rinomodelación puede ser de utilidad en personas cuyas narices tienen defectos estéticos leves, y no debe ser utilizada de forma indiscriminada.

La rinomodelación consiste en inyectar un material líquido biocompatible en lugares específicos de la estructura nasal, produciendo un desplazamiento de los tejidos, movilizando y cambiando de forma la nariz. El efecto dependerá del material utilizado, nuevamente debemos recordar que los tejidos y estructuras faciales se desplazan y se modifican, por lo tanto lo que inyectamos hoy en un sitio para corregir una deformidad seguramente en un futuro estará en otro, ocasionando una nueva deformidad. La técnica contempla por lo general 3 sesiones.

La rinoplastia o cirugía de la nariz es el procedimiento quirúrgico de la cara que más se realiza a nivel mundial, es muy versátil y de gran utilidad, pudiendo corregir desde defectos leves hasta severos. Existen diferentes modalidades de rinoplastia (cerrada, abierta, completa o básica, parcial o funcional).

La nariz es una estructura muy compleja, y la rinoplastia es quizás una de las técnicas quirúrgicas más difíciles de realizar, ya que requiere además una excelente preparación quirúrgica por parte del cirujano, un toque artístico que será determinante a la hora de valorar los resultados.

Es muy importante que comprenda que muchas veces las desarmonías nasales vienen acompañadas de otras desarmonías (Características Negativas Asociadas), pudiendo ser la nariz la Característica Negativa Dominante, por lo que quizás se le recomiende otros tipos de procedimientos que mejorarán el balance de su cara, obteniéndose magníficos y naturales resultados. Como toda cirugía, la rinoplastia tiene sus limitaciones y deberá entender que para el logro de sus exigencias se podría requerir segundas intervenciones (retoques), muchas de ellas no quirúrgicas. El mentón y los pómulos deben ser analizados en conjunto de la nariz, y también deberá entender que con la edad los tejidos óseos y blandos se modifican y cambian de posición, por lo que las técnicas deberán procurar estabilidad a largo plazo, recuerde que su cara es para siempre.

La cirugía en conjunto de la nariz y el mentón, estructuras que conforman el perfil de la cara, brinda excelentes resultados. Desde hace ya varios años el Dr. Benarroch a través de un estudio en más de 250 pacientes demostró la existencia de relación entre estas 2 partes de la cara denominándola Deformidad Naso Mental.